• Síguenos en
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram

Tendencias

La pasión de coleccionar botellas de Coca Cola

09 de abril de 2019

 

Con más de 1.800 botellas de vidrio de Coca Cola guardadas cuidadosamente, Felipe Rozas sabe que está contando una historia, una que, tal como el vidrio, permanecerá por más de 100 años

Hablar de coleccionistas siempre es hablar de historia, más aún si se trata de las botellas de vidrio de una marca centenaria como es Coca Cola. Así al menos lo entiende Felipe Rozas, ingeniero comercial quien, con más de 1.800 coleccionadas hasta la fecha, se declara un fanático de las botellas de esta firma.

Bautizado como “Cocacolo” cuando era niño, por sus ganas de tomar bebida cada vez que recibía la mesada, las primeras botellas las obtuvo durante sus 15 años trabajando en Embotelladora Andina. Hasta ahí solo era un pasatiempo menor, pero hace tres años se encontró con un amigo que sí coleccionaba botellas de Coca Cola, con un stock de alrededor de 4.000, muchas de ellas regaladas por Felipe.

“Me picó el bichito y empecé a buscar por mi cuenta”, señala Felipe Rozas, resaltando un primer gran hito de su carrera como coleccionista: ganar un premio a mejor expositor en la primera convención de coleccionistas de Coca Cola.

WhatsApp Image 2019-04-09 at 15.31.57

Entre las miles de botellas que ha adquirido mediante compra o canje, están algunas del Mundial de 1962, cuidadosamente guardadas en una riñonera de la época, junto a botellones antiguos que guardaban el concentrado de la bebida. Posee botellas chilenas y extranjeras, actuales y de años posteriores, muchas de ellas con exhibidores que resaltan más sus características y dibujos. Sin embargo, una de sus botellas más destacadas es una que data de 1915. Más de cien años de esta pieza prácticamente única y que resalta no solo por su historia, si no por el material del cual está hecho: el vidrio.

“Para mí Coca Cola es vidrio. Encuentro que permanece en el tiempo, que es limpio, puro, transparente y para mí eso es clave. La gente lo guarda porque es perpetuo y nosotros buscamos tener botellas para siempre”, señala Felipe, quien este 2019 formó parte de la 3ra Convención de Coleccionistas de Botellas de Coca Cola que se hizo en Santa Rosa de Apoquindo, en Santiago.

Con botellas de lugares tan lejanos como Turquía, Hong Kong, Finlandia y Etiopía, las casi dos mil piezas que guarda -a las que agrega autos y camiones en miniatura también de Coca Cola-, Felipe Rozas tiene claro que ser coleccionista implica un cuidado único a cada una de sus piezas, pero resalta el poder compartir con otros esta dedicación y amor por la trascendencia de las botellas de vidrio.