• Síguenos en
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram

Tendencias

De chicos a grandes

24 de octubre de 2018

 

Todos juntos por un mañana mejor

 

FUENTE: EMOL
¿Te imaginas salir de tu casa y en vez de ver la cordillera tuvieras que mirar una montaña -sí, una montaña- de plásticos sucios? Puede ser una visión exagerada, pero no lo es para los países del mundo que reciben los desechos que todos botamos diariamente.

Las botellas plásticas de agua están provocando un gran daño a nuestro medio ambiente, ya que por muchas iniciativas que existan para reciclarlas y disponer de ellas apropiadamente, aún la mayoría termina en los vertederos como basura común y corriente.

Y cuando hablamos de la mayoría, nos referimos a un número astronómico: 50 mil millones de botellas plásticas se venden cada año. Y sólo un porcentaje muy menor pasa por un proceso adecuado de reciclaje. En países desarrollados, como Estados Unidos, menos del 20% termina siendo reutilizada.

Este problema va mucho más allá de un conflicto visual o de espacio. Los plásticos expuestos al sol o la lluvia terminan liberando gradualmente toxinas nocivas en las corrientes de agua y contaminando la tierra con compuestos que permanecerán décadas o incluso siglos.

Términos que hacen la diferencia…

La mayoría de las botellas plásticas de agua están hechas de tereftalato de polietileno. Un material que es completamente reciclable (PET), no es biodegradable. Eso quiere decir que, si no se toma conciencia, esos plásticos terminarán conviertiéndose en pedazos cada vez más pequeños -a medida que pasa el tiempo-, contaminando nuestros canales de riego, el suelo y, potencialmente, enfermando a los animales (que luego comemos).

Un problema “de mar y tierra”

De acuerdo con el Ocean Conservatory, las botellas y bolsas de plástico son la forma más frecuente de contaminación encontrada en nuestras playas y océanos. En promedio, cada 2,5 kilómetros cuadrados del océano contiene más de 46 mil piezas de plástico flotando.

El 10% del plástico fabricados en todo el mundo termina en el océano, la mayoría asentado en el fondo del océano donde nunca se degradará.

¿Qué podemos hacer nosotros como consumidor regular, familia o comunidad para ayudar?

Aquí hay 9 ideas que usted puede partir hoy mismo para empezar a resolver el problema de la botella plásticas de agua:

1.- Utilizar una botella de agua reutilizable y respetuosa del medio ambiente.
Ha habido innovaciones sorprendentes en esta gama de productos. Cada día encontramos más variedad en el mercado con botellas reutilizables prácticas, deportivas, elegantes, chic y glamorosas, es decir, para todos los gustos, necesidades y presupuestos.

2.- Reciclar todos los plásticos.
Reutilizar todo lo que puedas, tanto como sea posible para minimizar nuestro consumo. Si compro una botella de agua de plástico, reutilizarla llenándola con agua de la llave filtrada cinco o seis veces, y luego aseguro que acaba en el contenedor de reciclaje adecuado.

3.- Utilice un filtro de agua en el hogar.
Comprar un buen filtro de agua que puede ser montado en la llave de la cocina para toda la familia puede utilizarlo y rellenar sus botellas con facilidad. Otra opción es mantener una jarra de agua en el refrigerador.

4. Infórmese sobre la calidad del agua de la llave de su comuna o ciudad.
La mayor parte del agua embotellada que es más cara de comprar es simplemente agua de llave que se volvió a filtrar. De todos modos, la mayoría de las ciudades están poniendo mucho énfasis en el mantenimiento de un suministro de agua potable limpia y segura. Al conocer los datos específicos sobre el agua de la llave, se sentirá mejor acerca de beberla.

5. Si tiene que comprar, comprar más grande.
Si se debe tomar de botellas de agua plásticas compradas en la tienda, compra los envases más grandes que puedas. Prefiere comprar los grandes contenedores de agua que duran más y que pueden ser rellenados.

6. Infórmese sobre las organizaciones (ONG) que están ayudando.
Hay una larga lista de organizaciones no lucrativas y organizaciones cuyo activismo está haciendo la diferencia. Pueden centrarse en el reciclado, la legislación, la educación, la limpieza, la protección de nuestros lagos y ríos, o la limpieza de nuestros océanos, pero el factor común es que todos ellos están ayudando.

7. Voluntarios para recoger plástico y basura en su canal local.
Ya que estamos hablando de activismo, pueden planear limpiar una playa o un río. Es una gran manera de atraer a personas de ideas afines en la comunidad en conjunto, ayudar al medio ambiente, y aún así estar al aire libre para disfrutar de la naturaleza.

8. Pregunte por el agua de la llave en los restaurantes.
Cuando vas a comer, pregunta al mozo si tiene agua de la llave filtrada, no agua embotellada. La mayoría de ellos han comenzado a servir agua potable de alta calidad, y si no lo tienen se puede poner en una recomendación amistosa al encargado.

9. Corre la voz.
Comparte este artículo a través de la redes sociales e invita a tus amigos, compañeros de trabajo y familia a informarse y ser parte de esta conciencia que ayuda al medio ambiente a partir de pequeños esfuerzos individuales.
 Las leyes o el dinero no van a resolver el problema por sí solo, se necesita una ola de conciencia y mejores decisiones cotidianas de la gente común como todos nosotros.

La amenaza del plástico ya llegó. Elige Vidrio, es una buena idea