• Síguenos en
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram

Tendencias

Aprende cómo esterilizar frascos de vidrio y sellar al vacío

09 de junio de 2016

 

Tienes muchas ganas de preparar mermeladas o salsas pero no sabes como esterilizar los frascos de vidrio? No te preocupes, aquí te enseñamos el paso a paso!

Antes de partir con las instrucciones, debes tener en cuenta lo siguiente: el frasco de vidrio debe ser resistente al calor, por lo que si los compras en los supermercados fíjate que diga que son especiales para conservas; lo otro importante es que debes verter las preparaciones aún calientes en los frascos recién esterilizados, por lo que lo ideal es que los esterilices mientras cocinas.

Paso a paso

1. Lava

Si estás reutilizando frascos de vidrio de salsa, mayonesa, mermelada, etcétera, lo primero es estar bien seguro de que no tienen residuos, por lo que los debes lavar muy bien con detergente para la loza.

2. Hierve

Debes colocar los frascos con la boca hacia arriba en una olla profunda y cubrir por completo con agua fría (mínimo 2.5 cm. por encima de ellos). Alrededor de los frascos pon las tapas y comienza a hervir.

Deben hervir a borbotones durante 10 minutos como mínimo.

3. Retira con cuidado

Con la ayuda de unas pinzas, saca los frascos y colócalos sobre una servilleta de papel limpia, procurando que ésta sea lo único con lo que entren en contacto.

4. Rellena

Recuerda que tu mermelada o salsa debe seguir caliente. Limpia con cuidado la boca de los frascos para que no queden restos de comida que pudieran impedir que cierre bien.

5. Tapa

Con la ayuda de las pinzas, pon las tapas sobre los frascos y usa una servilleta de papel limpia para no tocarlos directamente cuando las enroscas.

6. Sella

Regresa a la olla profunda y pon los frascos cerrados en su interior. De preferencia, trata de colocar la olla sobre una rejilla para que el calor no cocine el contenido de los frascos. Cubre de nuevo con agua y hierve por 10 minutos más.

7. Déjalos tranquilos

Retira los frascos y ponlos sobre una servilleta de papel limpia. Es muy importante que no los muevas durante 24 horas, o no quedarán sellados al vacío.

Notarás que las tapas están un poco “infladas”, esto es una buena señal. Una vez que hayan reposado bien, ya puedes moverlos.

 

¡Y ya están listas tus conservas! Ahora puedes envolverlos para regalos o almacenarlos para tener tus cosas ricas durante todo el año!